Los criterios de selección para los organismos de gestión superior

26 Octubre 2020   Por Julio Gutiérrez Heredia, CPA

Los criterios de selección para los organismos de gestión superior

Desde el punto de vista legal, los requisitos establecidos para seleccionar a los aspirantes a cargos, en especial, en organismos superiores de función pública, cuya membresía debe ser colegiada, las exigencias de sus generales personales, el nivel de conocimientos académicos, y el comportamiento psicosocial, formarán parte de los atributos curriculares exigidos a los solicitantes.

En la legislación dominicana, el Congreso Nacional es el responsable de evaluar y seleccionar las ternas de los miembros de la Junta Central Electoral (JCE) y de la Cámara de Cuentas de la República Dominicana (CCRD), conforme lo estipulan los Artículos 212 y 249 de la Constitución de la República. Por su parte, la Ley 10-04 de la CCRD, en los Artículos 11 y 12, contempla las condiciones para conformar la membresía del Pleno. De igual modo, la Ley 15-19, de la JCE, en sus Artículos 12 y 13, estable los requerimientos para ser presidente y demás miembros, respectivamente.

 

Ahora, desde el punto de vista político, últimamente, sectores de opinión pública y de posicionamiento de gobernanza en el país, mantienen el criterio de que los seleccionados en los puestos de miembros de la Cámara de Cuentas y de la Junta Central Electoral, deben ser personas “políticamente independientes”. Esta condición, ha generado aristas en varios profesionales convencidos de que tienen derecho a formar parte de esas instituciones de gestión superior, dentro del Pleno de miembros.

De mantenerse el criterio, de seleccionar a aspirantes con “independencia política”, a los que hayan participado en las entrevistas auspiciada por el Senado de la República, para ser escogidos como miembros de la Junta Central Electoral, podrían argumentar que, tanto en nuestra Carta Magna, como la Ley 15-19, no especifican la calidad de independiente, desde el punto de vista político.

Igual se sentirán los aspirantes a formar parte del Pleno de la Cámara de Cuentas, si se mantiene la modalidad actual de exigir que los seleccionados sean “políticamente independientes”, ya que la Ley 10-04 y la Constitución de la República, no reflejan esa exigibilidad.

Más que independencia política, los dominicanos exigimos a personas con cualidades naturales y adquiridas. Que reúnan virtudes y habilidades compatibles con los cargos a desempeñar. De este modo, se evitan improvisaciones y manejos inadecuados de los asuntos inherentes a las funciones de la institución que corresponda.

Si persiste la idea de cubrir las plazas en los Plenos de la JCE y de la CCRD con personas “políticamente independiente”, es prudente recordarles a esos sectores, lo siguiente: Aristóteles en su libro Tratado de Política, menciona la frase: “El hombre es un animal político”, definiendo a ese hombre como el que posee el don del lenguaje, sabe distinguir lo justo de lo injusto, el bien del mal; debido a esos atributos, su participación en la familia o en la sociedad es inevitable.

 

Los ideales generan en el ser humano posiciones políticas, sin desmedro de que puedan ser calificado de político, ya que en el sentido lato de la palabra todo hombre o mujer, por su manera de pensar y asimilar los valores, asume posiciones ante la sociedad, las cuales pueden ser interpretadas como políticas. En base a todo lo expuesto en este artículo, consideramos que los criterios de selección, para ocupar las membresías en los organismos de gestión superior del país, deben ajustarse a las cualidades y calidades personales. La reputación de un individuo es positiva, cuando está acompañada de la honestidad, la inteligencia y la prudencia. Con esos valores, es difícil que un candidato deshonre la confianza del pueblo.

Por Julio Gutiérrez Heredia, CPA
Miembro 1001 del ICPARD

Auditor Forense