Vacunarse O No Vacunarse

15 Junio 2021   Julio Gutiérrez Heredia

Vacunarse O No Vacunarse

Recuerdo para el año pasado, a mediados del mes de junio, ante la incertidumbre y la incapacidad de la ciencia médica, de encontrar un antídoto que detuviera la embestida mortal de un virus con el poder de eliminar a su víctima en el menor tiempo posible, las expectativas eran inciertas. Todo el mundo opinaba que, la única herramienta capaz de enfrentar al coronavirus sería una vacuna capaz de generar los anticuerpos necesarios para protección de los afectados y los no contagiados.

También recuerdo que, en aquellos meses de desesperación, no había voces, ni opiniones disidentes con respecto al uso de una vacuna para proteger a los humanos de tan terrible enfermedad. En esos meses de cuarentena, confinamiento, toque de queda y otras medidas sanitarias, todos imploramos para que los científicos se dedicaran día y noche, con el propósito de lograr la inoculación salvadora.

 

Para finales del año 2020, se elaboraron programas de vacunación, debido a los avances científicos de varios laboratorios en producir su versión de lo que sería el antídoto que le haría frente al COVID-19, como se denominó al potente virus. Hasta esa fecha, no se oían voces ni opiniones en contra de la inoculación; pero tampoco, había preferencia de qué tipo de vacuna debíamos de recibir para nuestra protección.

Al iniciarse el año 2021, los laboratorios internacionales empezaron a producir en serie millones de vacunas. Después de innumerables ensayos sobre investigaciones continuas, se pudo obtener varias versiones de vacunas con un solo propósito, crear la “inmunidad de rebaño”, cuyo objetivo es desacelerar los contagios y que personas fallezcan debido a la infección del COVID-19.

Pero nunca faltan voces agoreras de individuos y grupos que se oponen al proceso de vacunación implementado en todo el mundo. En nuestro país. Se ha generado una discusión sobre la obligatoriedad de vacunarse, por una parte y, la de no vacunarse por la otra. Los que están en contra de la obligatoriedad, consideran que legalmente no hay dispositivo jurídico que la apruebe. En el orden religioso, los oponentes se apoyan en sus creencias. Hasta algunos cibernautas se han atrevido a opinar y mostrar videos de su negación a vacunarse.

La controversia mas relevante se ubica en el aspecto legal. Para arrojar un poco de luz, veamos que dicen nuestros textos jurídicos. En la Constitución de la Republica, el Articulo 61, Numeral 1, establece que el Estado debe velar por la protección de todas las personas, en especial, por los servicios sanitarios, procurando los medios para la prevención y tratamientos de todas las enfermedades.

Una interpretación más definida la ofrece la Ley General de Salud No.42-01, de fecha 8 de marzo de 2001, tanto en su Artículo 3 como en el Articulo 28, Literal h), los cuales transcribimos a continuación: “Art. 3.- Todos los dominicanos y dominicanas y las y los ciudadanos extranjeros que tengan establecida su residencia en el territorio nacional son titulares del derecho a la promoción de la salud, prevención de las enfermedades y a la protección, recuperación y rehabilitación de su salud, sin discriminación alguna”. “Art. 28.- Todas las personas tienen los siguientes derechos en relación a la salud: h) El derecho a decidir, previa información y comprensión, sobre su aceptación o rechazo de asumir el tratamiento. Se exceptúan de esta disposición los casos que representen riesgos para la salud pública”. El subrayado es nuestro., debido a que, el mismo, no admite discusión sobre la potestad del Estado en materia de salud.

En el ámbito laboral, se contempla una advertencia en la misma dirección que el Literal h) del referido Artículo 28 de la Ley 42-01. El Código Laboral de la República Dominicana dispone medidas para ser aplicadas en situaciones de enfermedades pandémicas que afecten a la mayoría de los colaboradores en un ambiente de trabajo. Para tales fines referenciamos los Artículos 46, Numeral 2; 51, Numeral 6 y, 88, Numeral 15.

Por Julio Gutiérrez Heredia, CPA
Miembro 1001 del ICPARD
Auditor Forense