Propensión estatal al ahorro

02 Noviembre 2020  

Propensión estatal al ahorro

SANTO DOMINGO, RD.- Con el cambio de gobierno muchas expresiones y manifestaciones de ahorros en la ejecución de la calidad del Gasto Público, se han convertido en una propensión de las autoridades responsables de administrar recursos económicos y financieros provenientes de las arcas del Estado Dominicano.

La disposición de algunos funcionarios, incluyendo al Primer Mandatario de la Nación, de prescindir de sus emolumentos mensuales, para ser destinados a sectores con urgencias y carencias de fondos, a los fines de paliar sus necesidades, es una acción loable.

Para que la propensión al ahorro estatal tenga efectividad, es importante destacar que la mejor manera de ahorrar se realiza adquiriendo, comprando, contratando bienes y servicios, en condiciones adecuadas, con calidad y precios justos. Evitar el despilfarro, es una forma de obtener beneficios marginales, a favor de los intereses del pueblo.

 

Las prebendas, las asignaciones de fondos sin justificar, los sobresueldos y las gratificaciones, esparcidas en todas las entidades del Estado, tendrán que suspenderse, para ser canalizados sobre la base de programas, consignados y aprobados en el Presupuesto Nacional, para ser aplicados a envejecientes, desprovistos de una pensión digna; la niñez desvalida convertida en huérfanos por la “pandemia de los feminicidios”, y a personas afectadas por enfermedades catastróficas.

Desde luego, que ese ahorro estatal debe abarcar todos los poderes del Estado Domiciano, desde el Poder Ejecutivo hasta el Poder Legislativo. En este último Poder, los líderes políticos tendrán que comprender que tanto el Senado como la Cámara de Diputados, no son entes competitivos del Gobierno Central, en lo que se refiere a la movilización de fondos, para llevar a cabo tareas que en ningún precepto legal se le adjudican.

La intención de donar su sueldo neto (sueldo básico menos impuestos) a instituciones sin fines de lucro, dedicadas a mitigar a ciudadanos en situaciones económicamente precarias, por parte de los funcionarios públicos que han manifestado públicamente ejercer ese derecho, deberá ser tarea de actuarios especialistas en testados, que investiguen la realidad de las necesidades de los favorecidos. De este modo, se podrían disminuir los desembolsos sinuosos realizados a través de las cuentas de Transferencias Corrientes incluidas en el Presupuesto Nacional.

El control del Gasto Público deberá rescatar determinados procedimientos que en otrora se manifestaban como medidas para informar la ejecución de las partidas presupuestarias, mediante la publicación mensual, en un periódico de circulación nacional, los niveles de ingresos realizados, por sus diferentes conceptos y, los desembolsos con sus márgenes pendientes de ejecutar.

 

Mediante acciones transparentes que realiza el Estado, en especial el Gobierno Central, así como el Congreso y los Municipios, la rendición de cuentas se hará más fácil y ágil. Es decir, el pueblo estará debidamente informado de la situación del país, por lo que las presiones y exigencias se harán más conscientes. De este modo, se evitarán la demagogia y el populismo que tanto daño ha provocado a la ciudadanía. Y lo más importante, el cierre de la brecha para frenar actos corruptos.

Ahorrar, significa ajustarse al cumplimiento de los objetivos y metas presupuestarios. Saber que, en la adquisición de un bien o un servicio, el ahorro se verifica cuando el comprador cumple con una máxima en contabilidad y auditoría que dice, “el que paga mal, paga dos veces”.

Por Julio Gutiérrez Heredia, CPA
Miembro 1001 del ICPARD
Auditor Forense