El rol de un Comité de Compras y Contrataciones

28 Diciembre 2020  

El rol de un Comité de Compras y Contrataciones

El organismo colegiado, capaz de llevar a cabo un proceso de licitación, se ha definido como el Comité de Compras y Contrataciones (CCC), que actúa en representación de la entidad contratante, conforme lo estipula la Ley 340-06 sobre Compras y Contrataciones de Bienes, Servicios, Obras y Concesiones. Cuando nos referimos al CCC como un organismo colegiado, se debe a la composición de sus miembros, integrados por, la Máxima Autoridad Ejecutiva o quien lo represente, el responsable de la función compras de la institución, los directores o gerentes de finanzas y administración. Se excluyen, al auditor interno o el contralor, si lo hubiere, ya que son funcionarios de control y seguimiento y no pueden ser juez y parte de los procesos.

Los miembros del Comité de Compras y Contrataciones deben tener amplios conocimientos en la aplicación de la Ley 340-06, su modificación, por la Ley 449-06 y los Decretos 497-07 y 543-12, que instituyen los Reglamento de Aplicación de esas dos leyes. Dicho Comité deberá elaborar una especie de regulación, que le permita funcionar y llevar a cabo las políticas de compras de la entidad contratante.

 

En adición a la función de diseñar el pliego de condiciones, las especificaciones técnicas y los términos de referencia (TDR), los CCC en cada institución, tienen la misión de ser un organismo asesor de la Máxima Autoridad Ejecutiva. De manera circunstancial, los CCC pueden apoyarse en referentes técnicos y profesionales relacionados con los temas en cuestión, tales como: el Consultor Jurídico, el encargado de Planificación y Desarrollo y cualquier otro funcionario ligado a la funcionalidad de la entidad contratante.

El CCC como órgano administrativo de carácter permanente, tiene la responsabilidad de instaurar los procesos de licitación, conforme a las características y peculiaridades del bien, servicio o concesión a contratar, tomando en consideración la función pública de la institución. Es decir, la entidad contratante no podrá celebrar licitaciones que no estén ligadas al objeto por el cual fue creada.

Conforme a los articulados de las referidas leyes y sus reglamentos, el Comité de Compras y Contrataciones en cada entidad, debe observar y cumplir las diferentes clasificaciones de licitaciones, según el tipo de bien o servicio a contratar. Que los pliegos de condiciones y los términos de referencia, no deben satisfacer los requerimientos de un oferente en particular sino el de la institución.

El CCC deberá ponderar cuando una licitación, será pública o restringida, debido a la especialidad de los bienes o servicios a adquirir, ya que en los casos de una licitación de compra o contratación directa, se presentan exclusiones claramente definidas, en el Artículo 6, numerales 4 y 5 de la Ley 340-06, que eximen de los procesos de compras y contrataciones, referentes a obras y servicios cuyos oferentes tienen exclusividad como son determinados eventos artísticos y científicos, programas de salud y educativos.

Desde luego, para darle carácter de exclusión de los procesos que exige la Ley 340-06 y sus modificaciones, a una determinada contratación, se estila que el Poder Ejecutivo emita un Decreto que autorice a la Máxima Autoridad Ejecutiva a desarrollar la acción en provecho de la Nación.

Por Julio Gutiérrez Heredia, CPA
Miembro 1001 del ICPARD
Auditor Forense