El interés por la jerarquía institucional del Estado

16 Noviembre 2020  

El interés por la jerarquía institucional del Estado

El Organigrama del Sector Público establece los niveles de mando jerárquicos, tomando en consideración el peso específico de las instituciones, en las decisiones políticas y administrativas del Estado Dominicano. Desde la creación de la Nación, emergieron tres poderes que, hasta la fecha, inciden en la cosa pública, que son el Poder Legislativo, el Poder Judicial y el Poder Ejecutivo.

El Poder Legislativo está representado por un organismo denominado Congreso Nacional. Este, a su vez, se compone de dos Cámaras, integradas por Senadores y Diputados. Las resoluciones, leyes y cualquier disposición emanadas de esas Cámaras, se originan en las Comisiones Permanentes, cuyas funciones, entre otras, es representar la vida económica y social del país.

 

Por su parte, el Poder Judicial lo compone el Consejo Nacional de la Magistratura. Esta estructura tiene la responsabilidad de conformar y seleccionar a los miembros de las Altas Cortes, que son: la Suprema Corte de Justicia, el Tribunal Constitucional, el Tribunal Superior Electoral, el Tribunal Contencioso Administrativo.

El tercer poder del Estado, es el Poder Ejecutivo, compuesto por el Presidente de la República, un Vicepresidente, los Ministerios, los Viceministerios, las Direcciones Generales, los Asesores Presidenciales y los Consejos de Gobierno.

Existe un cuarto poder, que es el denominado Poder Municipal, compuesto por los Ayuntamientos y las Juntas Distritales. Los primeros están dirigidos por un Alcalde y un Vicealcalde, cuyas acciones deberán estar respaldadas por la Sala de Regidores. Las segundas, por un Director y los Vocales.

También, en el Organigrama estatal, encontramos las instituciones con autonomía presupuestal, tales como: Banco Central de la República Dominicana, Junta Central Electoral, Cámara de Cuentas, el Defensor del Pueblo, la Universidad Autónoma de Santo Domingo y las instituciones autónomas y descentralizadas.

Mediante el Artículo 12 de la Ley 105-13 sobre Regulación Salarial del Estado dominicano, se establece la Escala de Remuneraciones, aplicable a los funcionarios públicos, desde el Presidente de la República (RD$450,000.00) hasta el Defensor del Pueblo (RD$250,000.00).

 

Por el momento, la ciudadanía no tiene información si el citado artículo se está cumpliendo a cabalidad, ya que los organismos de control, hasta ahora, no han puesto interés en verificar las escalas, puesto que las cifras que aparecen detalladas en Articulo 12, expresan el nivel máximo.

Llama la atención que, no obstante, existir una estructura salarial aplicable a los funcionarios estatales, conforme a la jerarquía de la institución que dirija, determinados servidores se manifiesten interesados en ocupar otros cargos con una importancia inferior a la ostentada.

Crea suspicacia los casos de legisladores que renuncian a su Curul para ocupar un cargo en el Gobierno Central. También, causa recelo en la opinión pública, el hecho manifestado por funcionarios interesados en cambiar de posición, de una institución a otra, observándose que no hay diferencias en el nivel salarial; pero, más crea inquietud, salir de una institución con una jerarquía mayor en la toma de decisiones en el ordenamiento político, a otra menor. Todas estas consideraciones, se detienen en el manejo de los recursos públicos de una institución y su incumbente tiene que administrar.

La impresión que se ofrece a la ciudadanía, es que la jerarquía institucional del Estado dominicano, prevalece en la cuantía de fondos públicos que se destinen del Presupuesto Nacional, para determinada entidad.

Por Julio Gutiérrez Heredia, CPA
Miembro 1001 del ICPARD
Auditor Forense