Consejos a los Concejales

17 Febrero 2020   Julio Gutiérrez Heredia

Consejos a los Concejales

Los cabildos o ayuntamientos fueron la primera manifestación de gobierno en la Isla La Hispaniola. El 24 de abril de 1494 fue instalado el primer Ayuntamiento del Nuevo Mundo, en Puerto Plata, específicamente en el municipio de La Isabela. En el tiempo de la colonización de la Isla, estos organismos tenían funciones recaudadoras de impuestos o arbitrios, que son tasas por la prestación de servicios públicos a la comunidad. La división geopolítica que encontraron los españoles, conocida como Cacicazgos, fue transformada en Provincias y las provincias en Municipios, conforme al régimen existente en España.

A partir del Tratado de Basilea en el 1795, Francia ocupó todo el territorio de la Isla La Hispaniola, y haciendo valer la Constitución Política francesa, dividió la Isla en dos Departamentos. Este régimen de división territorial se mantuvo hasta el 1844, al declararse la independencia de la República, el 27 de febrero de ese año, por iniciativa de Los Trinitarios. Acogiendo una propuesta del patricio Juan Pablo Duarte, se consignó en la Constitución del 6 de noviembre del 1844, el Poder Municipal. En nuestra primera Carta Magna, en el artículo 159, se estableció lo siguiente: “Habrá un ayuntamiento en cada Común en que lo había en el año de 1821, y la ley podrá establecerlos en las demás Comunes que convenga; sus vocales serán electos por las respectivas Asambleas Primarias, y serán presididas por el Alcalde o Alcaldes que ellos mismos elijan de entre sus miembros. Sus atribuciones y organización serán fijadas por ley”.

Durante el régimen trujillista la elección de alcaldes y los miembros de la Sala Capitular, se producía mediante una designación del Poder Ejecutivo. A finales de la dictadura, en el año 1955, hubo una Reforma que afectó el tratamiento legal de los Cabildos, con la creación del Distrito Nacional dirigido por un Consejo Administrativo y, para los municipios, se les dio potestad a los Ayuntamientos para conformar los gobiernos locales, que estarían compuestos por Alcaldes y Regidores. En el año 1960 hubo otra reforma eliminando el Consejo Administrativo del Distrito Nacional y la elección directa por el Poder Ejecutivo, para que los miembros de los Ayuntamientos sean elegidos por el voto popular, como se realiza hasta la fecha. Con la Ley 5622 se restableció la autonomía municipal y en la Constituyente de 1963, varió el término de síndico por el de alcalde.

Hasta las últimas décadas del Siglo XX, los regidores, ediles o concejales no recibían emolumentos por sus funciones. Solo eran atendidos con una dieta por asistencia a las sesiones de la Sala Capitular. Es a partir del presente Siglo XXI, que la participación de los regidores en el cabildo donde forman parte del Concejo de Regidores, que la figura de “sueldo”, se convirtió en una fruta apetecible por una gran cantidad de personas, motivándolos a declararse como candidatos a ocupar esos puestos. Cargos que anteriormente eran desechados, ahora se convierten en una contienda electoral, con un marcado interés de ser elegido. Esta concepción, también es válida para los Directores y Vocales de las Juntas Municipales

La presencia de los Regidores o Vocales en cualquier Ayuntamiento o Junta Municipal, es de vital importancia; pues, su gestión no solo debe circunscribirse a vigilar que se cumplan las disposiciones del Cabildo, coordinar con el Presidente de la Sala sobre los asuntos pendientes en las comisiones, así como, presentar los informes que correspondan a su Comisión de los asuntos a tratarse en las Sesiones de Cabildo; también, debe encargarse de la promoción y desarrollo de una localidad o de un municipio, a la cual representa, en asuntos relacionados con las obras públicas, aspectos culturales, sanidad, preservación de la ecología, medio ambiente, seguridad ciudadana, aseo y ornato de calles, aceras y contenes, etc.

Para este domingo 16 de febrero del 2020, después de 526 años de instituir el primer municipio, presidido por Diego Colón y cuatro Vocales, se celebrarán elecciones municipales. De los 3,849 cargos eletivos; 1,164 corresponden a los Regidores de los Ayuntamientos más sus Suplentes; en las Juntas Municipales, se elegirán 735 cargos para ser ocupados por Vocales. De acuerdo a la división electoral, esos representantes edilicios, pertenecerán a una Circunscripción determinada. Una debilidad del sistema es que el votante no conoce la ubicación de su circunscripción, pero tampoco puede identificar quién lo representará en su comunidad. Les corresponde a esos regidores y vocales, después de ser electos, provocar reuniones periódicas con las Juntas de Vecinos para conocer de primera mano, las necesidades e inquietudes de sus representados. De ese modo, los electores tendrán contacto directo con sus representantes en la Sala Capitular, procurando una gestión transparente en su Gobierno Local.

Por Julio Gutiérrez Heredia, CPA
Miembro 1001 del ICPARD
Auditor Forense